The Internet’s own boy

Vimos el documental sobre Aaron Swartz y te podemos decir que es muy recomendable (si te consideras geek es simplemente imperdible).

La respuesta que des a la pregunta que inicia el documental marcará en gran medida tu apreciación del protagonista, y va más o menos así:

“Existen leyes injustas

¿Deberíamos obedecerlas?

O ¿deberíamos trabajar en enmendarlas y contentarnos con obedecerlas hasta que hayamos tenido éxito?

O deberíamos transgredirlas desde un principio

(Henry David Thoreau)

(¿Ya la respondiste?)

La primera parte del documental retrata el contexto familiar e intenta establecer que desde edad muy temprana Aaron demostró capacidades intelectuales y curiosidad superiores a las de los otros niños así como una marcada inclinación por compartir el conocimiento y colaborar con otros.

A continuación se presenta al adolescente prodigio, al cual la escuela le queda chica intelectual y motivacionalmente, que prefiere pasar su tiempo colaborando con adultos en proyectos, de los que luego salen cosas maravillosas como el protocolo RSS, y empieza a interesarse seriamente por asuntos como los derechos de autor (interés que da como resultado las licencias Creative Commons).

Continuamos por lo que podría considerarse un ritual de paso para un programador visionario,  atravesando con Reddit el circuito incubadora tecnológica, startup exitosa, venta millonaria, rompiendo el cuento de hadas al descubrir que el mundo corporativo le desagrada tanto como el escolar.

Seguimos la evolución hacia el Aaron científico, que desea mejorar el mundo, que se codea de tú a tú con titanes de la talla de Tim Berners Lee (creador de la World Wide Web) que va haciendo del libre acceso a la información su bandera (aclaramos que por información en este caso se entienden documentos legales o publicaciones científicas que Swartz considera que ya son o deberían ser de dominio público), y que plasma al colocar millones de documentos legales de EEUU a disposición de quien desee consultarlos online sin tener que pagar por descargas o suscripciones, y también descarga sin autorización otra cantidad impresionante de estudios científicos sin llegar a hacerlos públicos.

En este punto es que empieza la parte novelesca, los experimentos atraen la atención de FBI, fiscales buscando protagonismo, casos con evidencia débil o inexistente, tratos para evitar ir a prisión.

Sin que se resuelva la novela policial entramos en la parte del documental que muestra al Aaron activista político, envuelto en una batalla de David vs. Goliat, en la que Goliat son los gigantes de la industria cinematográfica y musical que ponen el poder económico, y la mayoría del congreso en contra que pone el poder político, nos referimos a la polémica SOPA (Stop Online Piracy Act), el proyecto de ley que buscaba criminalizar internautas y cerrar sitios web de manera abusiva, con el pretexto de terminar con la piratería online y defender los derechos de autor.

Aquí nos detenemos, no vamos a contarte el resto porque en serio queremos que veas el documental completo, solo vamos a despedirnos compartiendo algunas impresiones:

  • Aaron Swartz fue un muchacho excepcional, con una motivación más allá de lo científico, persiguiendo lo que consideraba un imperativo moral.
  • Tenemos opiniones encontradas en algunos puntos, por ejemplo no estamos de acuerdo con el prejuicio de que las corporaciones son malvadas per se.
  • Aaron Swartz pudo haber quebrantado la ley en algún momento, lo cual no quedó claro, pero aún si lo hubiera hecho la pena que se le intentó imponer era ridículamente desproporcionada (comparable a la que le hubieran dado a un asesino).
  • Nos decepcionó un poco que no esté balanceado, casi todas las entrevistas son a personas cercanas a Aaron (familia, colaboradores, simpatizantes, etc.) no hay una sola entrevista a alguno de sus detractores (entendemos que las instituciones que lo demandaron no hayan accedido entrevistas pero ¿en serio? ¿ni una sola persona dispuesta a hablar por el otro bando? ¿ninguno de esos congresistas que adoran las cámaras? ¿o al menos alguien con la voz distorsionada y rostro pixelado?).
  • Aaron Swartz murió pero su obra sigue vigente (este blog al igual que muchos otros usa RSS, Reddit sigue siendo exitoso, las licencias Creative Commons son más usadas que nunca, los debates sobre acceso libre a la información son vigorosos, y felizmente SOPA no se aprobó)

¿La cereza del pastel? el documental fue financiado en Kickstarater http://kck.st/1JTlSXD

The Internet’s Own Boy ya está disponible en Netflix (aconsejamos que lo veas ahí) pero también te lo compartimos en Youtube

¿Ya conocías la historia de Aaron Swartz antes del documental?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *